Follow by Email

viernes, 17 de febrero de 2012

SINTESIS DE ARTICULOS ACADEMICOS




Articulo: EE.UU. y los palestinos[1]

                                                                                                Por: Nicola Nasser


Estados unidos se presenta como mediador en el conflicto palestino-israelí, manifestando que palestina debe aceptar las condiciones de paz de EE.UU e Israel; siendo estas un desastre y capitulaciones par los palestinos, sin que surjan diversas alternativas a la solución del conflicto.
Estados unidos vende falsas esperanzas de ayuda a los palestinos dando a Israel el tiempo necesario para apoderarse de más tierras y cambiar la demografía del futuro Estado, los palestinos dicen continuamente que no tienen otra opción que negociar con los estadounidenses, la Casa Blanca ha dejado en claro que todos deben portarse según los dictados de EE.UU. Peor cuando el pueblo palestino agotadas las otras opciones, el pueblo aparecerá con sus propias alternativas.
El proceso de paz ha sido en el mejor de los casos un ejercicio de relaciones públicas de EE.UU. e Israel, en el peor un truco político hecho para ayudar a los sionistas y debilitar a los árabes. Todo el objetivo del proceso de paz ha sido crear una quinta columna en nuestro medio. En el fondo, el proceso de paz no tuvo nada que ver con la paz. La ecuanimidad nunca formó parte de la ecuación.
Es hora de que los árabes, especialmente los árabes palestinos, digan que ya basta. Esta vez se admitió que el proceso de paz no hizo nada en absoluto por la paz, la seguridad, y el desarrollo de esta región.
La posición actual de EE.UU. es que los palestinos debieran iniciar conversaciones sin condiciones previas. EE.UU. forzará a la Autoridad Palestina para que realice conversaciones directas” sin garantías o condiciones previas.
Ahora Abbas tiene que elegir. O cede ante los estadounidenses, que es lo que ha hecho desde Annapolis en 2007, o renuncia a los estadounidenses. En el primer caso, perdería toda la credibilidad que le queda. En el segundo tendrá que renunciar. Ha apostado todo a negociaciones, y ahora se ha evaporado toda esperanza de conversaciones fructíferas.
La única opción que les queda a los palestinos es resistencia y más resistencia. Es un camino que no sólo es largo y duro, sino que exige unidad nacional. La OLP llegó al gobierno como resultado de la resistencia y unidad nacional. Ahora la falta de unidad y resistencia amenaza con excluir a la OLP de la vida política, o convertirla en un lacayo de las autoridades de ocupación.

 Nicola Nasser http://nicolanasser.newsvine.com/Nicola Nasser  EE.UU. y los palestinos” vendiendo falsa esperanza. 22/07/2010-fuente: Rebelión.




Israel rechaza el plan de paz de EE UU[2]

                                                                                                                               

                                                                                                                                                                             Por: Antonio Cano


 
El primer ministro de Israel, Benjamín Netanyahu, le dijo ayer a Barack Obama que su exigencia de negociar la paz con los palestinos sobre la base de la fronteras de 1967 no es realista, que hoy existe una nueva situación demográfica y política que hace obsoleta esa línea y que de regresar hasta ella haría a su país "indefendible" ante un posible ataque de parte de los árabes.  
Obama ya sabía cuál iba a ser la reacción de Netanyahu antes de pronunciar su discurso, aun así añadió la necesidad de una "completa y escalonada retirada de las fuerzas militares israelíes" hacia el lado este del río Jordán. También a esto le dijo ayer Netanyahu no. "Israel tiene que mantener una presencia militar a lo largo del Jordán".
Según Obama. "Israel quiere la paz, yo quiero la paz, pero para que sea una paz auténtica y duradera tiene que estar basada en la realidad". El primer ministro israelí aceptó que Estados Unidos es un aliado pero se le puede contradecir -sobre todo cuando sabes que cuentas con un buen apoyo de la opinión pública norteamericana- pero no se le puede excluir por completo. Por mucho que le disguste, Netanyahu sabe que tendrá que entenderse con Obama, quizá durante mucho tiempo aún, y trata de adaptar su programa a esa realidad.
Netanyahu está dispuesto "a trabajar con Obama para conseguir la paz". Declaro. "En este momento me corresponde a mí, como primer ministro de Israel, trabajar con usted para conseguir una paz que no ponga en peligro nuestra supervivencia. No tengo margen de error. La historia no va a dar una segunda oportunidad al pueblo judío",
La pronunciación de Obama pudo servir quizá para tranquilizar algo a la opinión pública israelí pues a pensando también y primordialmente en los intereses del propio Israel. "El objetivo último de esa negociación es la de garantizar el mantenimiento de un Estado judío dentro de fronteras seguras junto a un Estado palestino que funcione y sea viable", manifestó el presidente. "La paz verdadera no llegará si en última instancia Israel no tiene la capacidad de defenderse por sí mismo", añadió. Obama insistió en que "Hamás no puede ser un socio en esa negociación". "Es difícil para Israel negociar con una parte que le niega su derecho a la existencia. Los palestinos van a tener que responder a preguntas difíciles sobre el pacto entre Al Fatah y Hamás", advirtió.
Ese problema es solo uno de los muchos que en estos momentos impiden el diálogo. Está también el propósito de los palestinos de conseguir el respaldo para un Estado en la sesión de la Asamblea General de la ONU en septiembre. Israel quiere que EE UU presione a sus aliados para que voten en contra. EE UU se niega a hacerlo si Israel no acepta iniciar las negociaciones. Sigue pendiente también la situación de los refugiados palestinos.




[1] Nicola Nasser http://nicolanasser.newsvine.com/Nicola Nasser  “EE.UU. y los palestinos” vendiendo falsa esperanza. 22/07/2010-fuente: Rebelión.


[2] Antonio Cano  http:// www.webislam.com/author/antonio_cano/  “Israel rechaza el plan de paz de EE UU”  22/05/2011- Fuente: El País.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada